jueves, 23 de julio de 2009

Exposición sobre el Rito Francés. Por Roger Dachez

Hace falta tomar conciencia de que el Rito Francés se llama así sólo desde hace muy poco tiempo. Antes que nada hay que decir que la expresión “Rito Francés” aparece muy raramente en los documentos de los últimos veinte años del siglo dieciocho, y lo cierto es que empieza verdaderamente a aparecer tal alocución a principios del siglo XIX. ¿Habrá entonces, que preguntarse por qué?

Sencillamente porque hasta esta época, en Francia, no hay más que una sola masonería. ¿Entonces por qué aparece la necesidad, a finales del XVIII o principios del XIX, de decir que hay Rito Francés?

Sencillamente porque paralelamente, se encuentran otros ritos, por ejemplo el Rito Escocés Rectificado, el Rito Escocés Filosófico, por ejemplo pues tenemos a principios del XIX, el Rito de Misraïm y más tarde el rito de Memphis. Y para distinguirse de los nuevos ritos, y no hablo del Rito escocés Antiguo y Aceptado, que llega muy tardíamente sobre 1804, en Francia, el rito practicado ha tomado su propio nombre: Rito Francés

Esa es la primera noción que debemos tener presente. El Rito Francés, es la tradición indivisa de la masonería francesa de todo el siglo XVIII. Los Hermanos del siglo XVIII no se preocupaban en saber en que rito se trabaja su Logia. Era la Masonería; y ésta es como se la denomina desde finales del siglo XVIII el Rito Francés. Esta es la primera cosa.

Pero todavía hay que ir más lejos. Veremos en unos instantes cómo se puede definir históricamente esta realidad que resulta de la injerta en tierra francesa de la Masonería de origen inglés. La Masonería especulativa nació en Inglaterra, únicamente en Inglaterra, nada más que en Inglaterra, en ninguna otra parte existió como tal.

¿Pues qué ocurre hacia 1725 cuando la Masonería aparece en Francia? Son los británicos, digo voluntariamente, los británicos porque hay ingleses, escoceses e incluso irlandeses que instalan la masonería en Francia. Su motivación no es el deseo de transmitir la masonería en Francia. Digamos que han sido más bien obligados a huir de Inglaterra por motivos del conflicto dinástico y religioso que aconteció en esas épocas, y ello es lo que hace que la mayoría de ellos Jacobitas o hannoverianos, durante alrededor de una cuarentena de años no paren de ir y venir por lo que llamamos el Canal de la Mancha y que los ingleses denominan el British Channel.

¿Y qué hacen estos masones británicos en París? Pues hacen su masonería. La masonería que conocen, la masonería inglesa. Y por otra parte, hay que decir que los franceses no eran al principio bienvenidos, como nos deja traslucir uno de los primeros Grandes Maestros, el conde de Derwentwater que decía: "Escuchad, estamos en París, no lo hemos elegido, pero sobre todo, no admitamos nunca a los franceses. Porque si se admite a los franceses en la masonería, eso será el fin de todo".
Finalmente se admitió a los franceses, y eso no fue el fin de todo, pero si se puede decir que fue el comienzo de las contrariedades; pero a pesar de todo se aprecia, cuando se leen los textos de esta época, hasta al menos 1751, una cosa muy simple y que hace falta recordar una vez más: hasta 1751, no existe de forma rigurosa, ninguna diferencia entre el ritual masónico inglés y el ritual masónico francés. Es el mismo.

Cuando se nos dice entonces que existe la tradición masónica inglesa, yo digo, a ejemplo de la expresión de un arzobispo que expresó a finales del siglo XIX: “que Francia era la hija mayor de la iglesia” y Francia es también la hija mayor de la masonería. Es decir que la tradición masónica inicial de la masonería especulativa se ha forjado en los primeros cincuenta años del XVIII a partir de un conjunto de rituales que eran únicos, comunes a Inglaterra y a Francia.

Ahora el problema en Inglaterra, y eso lo convierte en un tema muy interesante, es que en 1751 aparece un acontecimiento fundamental en la historia masónica inglesa; la aparición de una segunda Gran Logia, que se constituye en un serio rival de la primera, y la cual se llamará la Gran Logia de los Antiguos. A lo largo de sesenta años, las dos estarán en un continuo conflicto.

En 1813, estas dos Grandes Logias se fusionarán para dar lugar a la actual Gran Logia denominada, Unida. A causa de esa unión de las dos Grandes Logias de Inglaterra, también se pondrá fin a la batalla ritual y habrá un ritual denominado de la unión. Por razones complejas que no examinaremos en este artículo, cuando se puso en pie el ritual de la unión, fue el ritual de los antiguos que predominó sobre lo esencial, digamos que se impuso sobre muchos de los aspectos de la ritualística que se articuló como punto de unión. Sobre muchos de los puntos, no sobre todos, que aún pervivían de la tradición masónica inglesa inicial.

A partir de ese momento habrá que preguntarse: ¿Donde están presentes? No están ya presente en Inglaterra, y solo quedaran patentes en el Rito Francés, el cual se puede considerar como el heredero directo.

Es esto lo que hace falta comprender. Es que la tradición del Rito Francés, es la herencia de la primera masonería especulativa franco-inglesa que ya no existe en Inglaterra y que ha encontrado su filiación y su refugio en el Rito Francés. Es pues una responsabilidad enorme la que tiene el Rito Francés pues a través este rito como se vehiculan las tradiciones más antiguas de la Francmasonería especulativa.

Para perseguir sobre este punto de los orígenes históricos y tradicionales de los Ritos, querría insistir en dos aspectos:

El primero, es que no existe ritual de referencia del Rito Francés en el siglo XVIII. Porque no existe en tal siglo tampoco referencia ritual de ningún rito. En esta época, el ritual masónico no está establecido como nosotros hoy lo entendemos, como un texto dactilografiado que se sigue línea por línea, y donde todo está escrito.

En cambio el ritual del que dispone un Venerable de la época, es corto y no hace falta que sea demasiado largo, porque no hay fotocopiadoras ni máquinas de escribir y aun menos ordenadores, y todo se debe copiar a mano.

La preocupación y la esencialidad es que tiene es que ser lo más corto posible. ¿Entonces qué es lo que tiene delante de sus ojos un Venerable para desarrollar sus trabajos en 1750?

Tenemos varios ejemplos, como son las pequeñas libretas generalmente que se utilizaban, el ritual dice, por ejemplo para abrir la Logia, "en Logia Hermanos." Luego el Venerable hará algunas preguntas y respuestas del catecismo. Entonces se elige de las instrucciones algunas preguntas y respuestas, el Venerable dirá, "Hermanos la logia está abierta." Eso es todo. El Ritual de Apertura de 1745. Se podrían multiplicar los ejemplos.

Al final lo que se ve, es que, a medida que el tiempo pasa, hay una tendencia a escribir cada vez de forma más precisa los textos. A hacerlos cada vez más largos. El primer ritual que se conoce describiendo una iniciación al grado de Aprendiz-Compañero, como era denominado pues hay que decir que se recibía en el mismo movimiento, en la misma tarde, Aprendiz y Compañero al mismo tiempo, es la famosa divulgación del teniente de policía René Hérault, la "Recepción de un Francmasón" de 1737.

Nos entretuvimos un día en cronometrarlo. Y es entonces cuando nos damos cuenta de que la apertura y el cierre de la Logia y la recepción de Aprendiz-Compañero, todo comprendido, y realizado en París en 1737, tiene una duración de alrededor de veinte minutos, es si no se apresura demasiado. Se añade sencillamente que se deja al candidato entregado a sus reflexiones a lo largo de una hora. Si se cuenta esta hora en la ceremonia, pero para mí esto no era una hora, más veinte minutos para abrir, para cerrar y para hacer la ceremonia de Aprendiz-Compañero era corto. Pero hace falta precisar que se llevaban a cabo después los ágapes, los cuales duraban tres o cuatro horas, que son manifiestamente la parte más importante de la ceremonia en esta época.

Creo pues que esto es muy importante recordarlo. El Rito Francés hereda unas tradiciones masónicas, las más antiguas, provenientes de la masonería especulativa franco-inglesa de comienzos del siglo XVIII, y por tanto es un rito que no es fijado verbalmente. Aunque por razones administrativas, se tiende cada vez más a escribirlo.

La única cosa que pueda decirse, es que existe un medio de identificar el Rito Francés. Y el medio de identificar dicho rito es mirar los puntos comunes, con otras practicas rituales. El núcleo constante de todos los rituales que se conocen antes de 1750, cuando se hace un trabajo de análisis, es como si se pusiéramos varias transparencias unas sobre otras, de tal modo que acaba por ver todo lo que se superpone, y todo lo que se superpone, es la estructura de base.

Pienso que para definir el Rito Francés, vale razonar mejor así, en estructuras simbólicas fundamentales. Y por tanto hay cosas que son absolutamente claras. Pueden enumerarse rápidamente. Hay un Venerable al Oriente, dos Vigilantes al Occidente. Eso es la primera estructura fundamental de la primera Gran Logia de Londres. Tres candelabros dispuestos como están, ciertamente. La otra disposición de los candelabros, la disposición escocesa, no aparece en Francia hasta 1760 o 1770 como mucho, y además tiene otro significado, aunque se dice que en 1751, en la Madre Logia Escocesa de Marsella, eso ya existía. Pero como no se tienen los rituales de origen, no puede afirmarse tal cosa. Finalmente tenemos también el cuadro en el centro de la Logia, y luego, bien entendido, que el orden J y B de las palabras sagradas era ese.

Con estos elementos, se tiene ya la decoración del ritual, y los fundamentos del Rito francés. Luego, para las ceremonias, la cosa empieza a volverse un poco más complicada porque en principio eran muy simples. Les recuerdo la iniciación de Aprendiz-Compañero del teniente de policía René Hérault: “el candidato tiene los ojos vendados, llama tres veces a la puerta de la logia. Se le recibe, se le hace dar tres veces la vuelta a la logia, sin decirle nada, sin darle lección alguna, sin hacerle ninguna pregunta. A lo largo de este tiempo los Hermanos hacen ruido y echan “poix-résine” (jugo resinoso) sobre las candelas para hacer chispas, crepitaciones y asustar al candidato. Luego, viene al Oriente, donde presta su obligación de Aprendiz. Se le hace callar, y de nuevo tres vueltas, y de este modo se convierte en Compañero.

Esta, es la estructura del Rito Francés. Vemos que a partir de aquí, el resto es de alguna manera, una especie de explicitación de un contenido fundamental muy implícito. Hace falta sencillamente que esta explicitación sea conforme a las tradiciones fundadoras del Rito Francés, es decir que se halle en una perspectiva cristiana abierta y ecuménica. No olvidamos que los orígenes son ingleses. Es decir en un país protestante que, desde finales de siglo XVII, ha establecido una paz civil sobre la base de una tolerancia de todas las confesiones cristianas. Por consiguiente es un cristianismo que está abierto y puede decirse que no confesional.

Se refiere a una época de la historia masónica donde la vida masónica no era reglada por los textos administrativos visados por una autoridad central. Eso no existía. Por otra parte, Louis de Clermont, Gran Maestro de 1743 a 1771 no fue llamado nunca Gran Maestro de la Gran Logia de Francia. La Obediencia se llamaba Gran Logia de Francia, Louis de Clermont era llamado Gran Maestro de todas las Logias regulares del reino, lo que no tiene absolutamente el mismo significado. La única cosa que se pedía a la Gran Logia era enviar un diploma para decir: “tenéis el derecho para trabajar”. Y de ese modo se desentendían completamente de saber lo que las logias hacían.

Es pues también la imagen de Francia del Antiguo Régimen, una vez más la historia de una institución singular como la masonería, no debe ser separada nunca de la historia general, y ese es un pecado de ciertos historiadores de la masonería considerar que la masonería está como en una burbuja. Está en una vida social, una historia social. En la historia del Antiguo Régimen, ¿Qué significa todo ello? Es la descentralización hasta la atomización, nadie es responsable de nada y todo el mundo es responsable de todo. El poder central no existía casi. Y bien, la masonería se constituye a modo y semejanza a esta imagen. Ciertamente, este modo de hacer está lleno de inconvenientes.

Pero lo que es interesante en el Rito Francés, es que tiene justamente esta dimensión de libertad. Se refiere a un momento de la masonería en el cual por mucho que se cambie una coma del ritual, la bóveda estrellada no se hundirá, pero sí que había una estructura fundamental. Y alrededor de esta estructura fundamental, hay un margen de variación que depende de una tradición local, de una visión en cierto momento de lo que puede ser la masonería. Es justamente en esta posibilidad de variación alrededor de una estructura donde reside a mi juicio la riqueza, el dinamismo, la vida del Rito Francés.

Acabo como al inicio. Es muy importante conservar esta idea porque, no lo olvidemos, somos a través del Rito Francés los últimos poseedores de la más antigua tradición de la masonería especulativa.

(Traducción y revisión: Joaquim Villalta)

domingo, 19 de julio de 2009

Especificidades del Rito francés. Jean van Win

Me ha parecido muy oportuno traer a este espacio este interesante trabajo publicado en el Blog Rito Francés del Q.·. H.·. Víctor Guerra.

Desde el Círculo de Estudios del Rito Francés “Roëttiers de Montaleaau” que él preside, se está llevando a cabo, entre otras líneas de trabajo, una tarea de clarificación y estudio sobre aspectos fundamentales y específicos que estimamos que son del todo necesarios y pueden ser de utilidad, muy especialmente para los practicantes de RF.

Os dejo con este trabajo pedagógico fruto de una colaboración al Círculo de estudios del M.·. I.·. H.·. Jean van Win.

Pim0013

NOTA AL CUADRO DEL TALLER

Esta representación del interior del taller , recoge lo que se plantea en el Rito Escocés Filosófico, en tanto que los candelabros que rodean el Pavés Mosaico” no están en el Rito Francés de esta manera, sino como se puede ver más abajo.

En cuanto al Rito Francés, digamos que en castellano está casi todo por hacer… los Hermanos demandan información y esfuerzos de contrastación, (más los extranjeros que los nacionales) ya se sabe que entre nosotros somos bastante cainitas , y que uno no es buen profeta en su tierra, por tanto no espero mucho de los autóctonos...

Pero aún así, todos alabamos y admiramos ese continuo preguntarse desde del mismo ritual, porque eso está en el espíritu del propio Rito Francés, cuestionarse a si mismo el Ritual por completo, buscarle más que la maniobra el espíritu, y ello conlleva un trabajo casi titánico para esclarecer , discernir y diferenciar , lo cual que lleva horas y horas de lecturas de rituales y estudios comparativos, hasta poder llegar a establecer una cierta realidad, que en general no debe estar muy alejada de esa vieja documentación historicista, como algunos titulan en su ignorancia, al “Régulateur de 1801” que es la base del Ritual del GODF que tanto se alaba y que no es más que el mismo Régulateur pero que se ha ido puliendo y puliendo hasta dejar cosas que para nosotros han de ser básicas, fuera tal vez por sabidas, y que dada nuestra falta de tradición oral al menos en RF , pues algunos de nosotros las echamos de menos, a otros Hermanos les sobran....allá cada uno... Tal vez en clarificar esta situación nos venga bien a todos el trabajo que a continuación expongo.

En esa inmensa labor que tenemos por delante de ir esclareciendo todo lo que podamos a cerca del RF y su entorno, nos ayudan algunos Hermanos, entre ellos Ludovic Matrcos, Pierre Mollier. Lefevre .. etc y en el ámbito belga está el Hermano Jean van Win, que nos ha facilitado para el Circulo de Estudios de Rito Francés Roëttiers de Montaleau, un material que se está traduciendo, y que a buen seguro que nos ayudará a entender cada vez más el RF y sus “singularidades.

Desde aquí mi agradecimiento personal y del propio Circulo de Estudios al Hermano Jean van Win, por sus aportaciones, y aquí adelantamos la síntesis de su trabajo.

Víctor Guerra

Identificaremos una por una, las distintas cuestiones, examinando las páginas 12 - 34 del libro indispensable, de Pierre Mollier « Le Régulateur du Maçon 1785 / « 1801 », editado en 2004 por A l’Orient, Paris.

Las características más sobresalientes del RITO FRANCES son las siguientes:

· La Logia de obreros masónicos se encuentra en el Porche del templo, y no en el templo.

·Estando tradicionalmente situada la Logia FUERA DEL templo, vemos allí la bóveda estrellada.

· Las tres grandes luces son: el sol- la luna -Maestro de la Logia. Jamás hay altar separado, sino " el libro de los estatutos generales de la Orden " está dispuesto sobre la mesa del Venerable, también denominado a veces "altar", “authel " incluso “throne/Trono ".

· La columna de los aprendices es la J, la columna de los Compañeros es B. Esto muestra una inversión con relación a la descripción de la Biblia (Crónicas y Reyes), inversión inventada luego suprimida por la masonería anglosajona, pero mantenida como tradición en la masonería francesa (Los Ingleses anularon esta inversión estúpida en 1809; los franceses no se preocuparon de ninguna manera de eso, Imperio obliga ….)* (por otro lado aunque esto parece una cuestión de cajón, hemos observado en algunos Rituales de Rito Francés de alguna Obediencia que se sigue sin más un esquema “escocista” en la distribución de l taller.

*Otros análisis y estudios al respecto creen correcta esta disposición e introduce el problema de la orientación del Templo)

· Los tres grandes candelabros constituyen una escuadra que tiene como base Oriente y no Occidente, y representan el sol, la luna y a Maestro de Logia. La posición inversa, teniendo como base Occidente, es escocesa. Pero con variantes …

· Las pruebas en el momento de los viajes estos son destinadas a asustar al candidato y a medir su perseverancia. El primer viaje se hace en el jaleo y es todo. El segundo viaje ve la purificación por el agua. El tercer viaje ve la purificación por el fuego. La prueba de la tierra es desconocida. Las purificaciones por el agua y el fuego provienen de las Escrituras, y no tienen ninguna connotación alquímica. Es interesante anotar, no obstante, que en aquella época se introducirán en las masonerías francesa y austro-alemana, purificaciones que, decimos sin pruebas, progresivamente tomarán tintes alquímicos. Mozart por ejemplo fue iniciado en 1784 con un ritual que ignora toda purificación; pero su Flauta Mágica, en 1791, menciona sin el menor equívoco las purificaciones por " los cuatro elementos de la Antigüedad " (cfr las voces del dúo fugado de los Guardianes del Templo). Precisamente es pues en aquella época que las pruebas tradicionales, puramente físicas y morales, se cambian, en ciertos lugares, en purificaciones de orden sacramental, religiosa o mágica. Qué me sea permitido sentirlo …

Otras especificidades del Rito francés de 1786 son:

  • * El simulacro de la sangría
  • * El cáliz de amargura
  • * El juramento prestado en la posición de la escuadra (jamás hay arrodillamiento en el Rito francés –referido a ambas rodillas, opuesto que la derecha está sobre el cojín que tiene dibujada una escuadra-, el neófito que está colocado en la posición de la escuadra, es decir cada una de ambas piernas replegado en escuadra, ambos brazos replegados en escuadra, al tener la mano un compás abierto en escuadra. La escuadra fue mucho tiempo el instrumento más importante del ritual masónico).
  • * El juramento prestado sobre los estatutos de la Orden y la espada, el símbolo del honor, delante del GADLU
  • * El don de la Luz (una sólo)
  • * La consagración solo por el Venerable (ambos vigilantes no tienen autoridad de ninguna manera para consagrar)
  • * La disposición de los pies en escuadra doble, en el momento de la marcha ritual, que se va del pie derecho
  • * La posición de orden poniendo la mano al cuello, de modo que la laringe se encuentre entre el índice y el pulgar, el antebrazo a pegado sobre el pecho; para hacer el signo, elevamos luego el codo y la mano traza el nivel, y bajamos luego la mano por la perpendicular. La posición de Orden en el Rito francés, como en el Rito Escocés Rectificado, contradice la falta de gracia de la posición anglosajona de orden, de origen " antienne ", codo levantado (cf Guía de los Masones escoceses ritual antiguo).

El espíritu del Rito francés en cinco puntos

Punto 1:

El Rito francés es el ejercicio de la Masonería en el estado químicamente puro. Contiene sólo los símbolos relativos al mito de la Construcción del Templo de Salomón.

  • El pavimento mosaico es el del Palacio mosaico, destinado a proteger las tablas de la ley recibidas por Moisés sobre el Sinaí. Están conservadas en el templo de Salomón o Palacio de la Ley mosaica, en resumen " Palacio mosaico ", de donde el adjetivo "mosaico" - relativo a Moisés - dado al pavimento de este palacio.

  • El Tablero de Logia debe ser dibujado y luego borrado; la Logia, o barraca de los obreros, no contiene ningún signo permanente sobre las paredes.

  • Las Tres Grandes Luces son verdaderas luces: sol para el día, la luna para la noche, Maestro para la Logia.

  • La estrella también es atribuida al VM y debe figurar sobre su collar en el Rito francés.

  • Los muebles de la Logia (móviles, pues desplazables) son la Biblia, la escuadra y el compás. Este conjunto no tradicional será impuesto a las Logias bajo la dependencia de la Gran Logia Unida de Inglaterra solo a partir de 1813. Es un uso religioso que proviene de la masonería de los "Antients", que no tiene pues ninguna relación ni con la masonería de los "Moderns" ni con la masonería de espíritu de rito francés.

  • Las joyas y los ornamentos son explicados en los catecismos y tuileurs, y figuran sobre el cuadro sintético de la Logia.

  • Los Tres Pilares, a veces abusivamente denominados columnas, son Sabiduría, Fuerza y Belleza. La tradición moderna y francesa atribuye la sabiduría al Venerable, la fuerza al primer Vigilante y la belleza al segundo Vigilante. Otras atribuciones, variadas en los ritos escoceses, son incorrectas y no significantes. Sólo el VM encarna a Salomón en Logia, y Salomón solo simboliza la Justicia y la Sabiduría. *** (Ver nota de desarrollo por el H.·. Pierre Noëll)

  • Los vigilantes están colocados en Occidente. En el REAA, son el uno al Sur, el otro al oeste, para guardar las puertas del templo DENTRO del cual trabajan.

Punto 2:

El Rito francés es esencialmente mítico. Vehicula tres mitos fundamentales:

  1. El mito del paso de las tinieblas a la luz
  2. El mito de la construcción del templo de Salomón
  3. El mito hirámico, que no será tratado en esta Logia de Aprendices.

Todo esto, lo que hace la especificidad esencial, por tanto espiritual, del Rito francés:

El Rito francés absolutamente ignora, a diferencia de muchos otros ritos masónicos:

  • El pensamiento religioso
  • El pensamiento esotérico
  • El pensamiento místico
  • El pensamiento mágico
  • El pensamiento ocultista

¡¡El Rito francés es masónico y mítico, y nada más!!

Está en ruptura con toda metafísica; únicamente se apoya en los símbolos, las alegorías, y la razón.

Veamos esto de modo argumentado. (Tomo las líneas que siguen al gran masón belga que fue el VF Pierre De Laey (RL Marquis de Gages).

  • El pensamiento religioso: implica una sumisión total a una realidad absoluta. El Rito francés no contiene nada religioso ni de "sagrado", ni oración, ni ningún acto este carácter sagrado.

  • El pensamiento esotérico: se basa en una revelación transmitida a sólo elegidos. Es una tendencia sectaria que introduce una criba entre los hermanos que separa entre elegidos y condenados. No hay nada esotérico en las constituciones, los reglamentos generales y los reglamentos particulares de las Logias y de las obediencias, porque este pensamiento esotérico va en contra del universalismo de la francmasonería.

  • El pensamiento místico: busca una inmersión total del individuo en lo que le sobrepasa. La mitología masónica se apoya en la idea de un proyecto de Construcción; se ocupa de hic et nunc; pone al Hombre en el centro del universo, y no contiene nada místico ni de divino.

  • El pensamiento mágico: trata de controlar la realidad por operaciones mentales profundamente irracionales. Se entrega a la teúrgia, a la alquimia, a la magia. Son tantas aberraciones que desaparecieron con el último cuarto del siglo XVIII, salvo en cenáculos muy raros románticos y confidenciales, espiritistas y retrasados.

  • El pensamiento ocultista: privilegia las supersticiones más peligrosas acreditando la influencia de los "espíritus" sobre los humanos; se manifiesta por ejemplo en Logia en el momento de la extinción de las velas (¡ que ningún soplo humano impuro puede apagar¡!), en el momento de la cadena de unión (¡ qué debe hacerse manos sin guantes con el fin de que " el fluido " circule mejor! ¡!) y de la prestación de juramento (que se hace manos enguantadas en el Vaticano, que, en esta materia, desprecia toda superstición). El pensamiento ocultista cree pues firmemente en los actos a carácter mágico, y en la circulación de "fluidos" en las propiedades jamás explicadas desde Mesmer …

El Rito francés jamás confunde lo sagrado, que es del dominio de las iglesias y de las religiones, con lo iniciático, que es del dominio de la última gran sociedad iniciática del mundo occidental, la francmasonería de tradición. En Logia, lo profano se opone lo iniciático, y no lo sagrado. Se trata de una opinión personal. La etimología nos ayuda a comprender: pro fano significa permanecido delante del templo. In ire significa entrar en, comenzar. "Sacer" significa separado.

Jean van Win

· *** Nota: por el H.·. Pierre Noëll

Disposición de Luces y Columnas en Logia Francesa

Columnas

  Rito Moderno

Rito Antiguo

Disposición de las des columnas

J al Norte-Oeste , B al Sur-Oeste

B al Sur-Oeste y J al Norte-Oeste

Palabras sagradas

J en el 1º grado y , B en 2º grado

B en el 1º grado, J en el 2º grado

Disposición de los Vigilantes

Los dos al Occidente : el 1º en la columna del Sur y el 2º en la del Norte

1º al Oeste y el 2º en el Sur

Diáconos

Ausentes

Presentes

Grandes Luces

Sol, Luna, Maestro de la Logia

Biblia, escuadra y el compás

« Antigua » palabra del Maestro

Sustituida pero conocida Sustituida pero perdida (regla de tres)

Palabras de Paso

Comunicadas durante la ceremonia, con los otros « secretos ».

Comunicados al candidato antes de entrar en logia

Fig. 1 : Comparación entre los Rituales “Modernos y Antiguos”

lunes, 6 de julio de 2009

Lecturas para el verano 09

Además de la bibliografía RF recomendada desde el Círculo de Estudios “Roëttiers de Montaleau”, proponemos dos interesantes obras para aquellos que no hayan tenido aún la oportunidad de leerlas.
Una de ellas es “La Tulip” de Patrick Négrier (que ya lleva unos años en danza). Esta obra nos adentra en el rito bíblico calvinista del “Mot du Maçon”, creado hacia 1628/1637 por los masones escoceses de Kilwinning para reemplazar el rito de los Antiguos Deberes operativos de la edad media y del Renacimiento. Le Mot du Maçon fue anglicanizado y catolizado antes de ser transmutado por la Gran Logia de Londres de 1717 en un rito filosófico universal.
Por otra parte, aunque se desconozca, en el fondo los fundadores de la gran Logia de los Antiguos practicaban el mismo rito de la Gran Logia de Londres, practicando ambas, una versión del Rito del Mot du Maçon. Le Mot du Maçon ha permitido a la Francmasonería acceder a un ecumenismo conciliante y tolerante, elevando la interpretación de la Escritura al nivel filosófico de la visión del Ser de donde proceden el Espíritu y los principios éticos.


La otra lectura propuesta es “Contre Guénon!”, de Jean van Win, obra en la que se persigue los mitos que desfiguran la masonería según su autor, en este caso tomando la obra de Guénon y otras obras que le son netamente hostiles.
Un trabajo super-interesante a todas luces.


Dos Libros fascinantes de dos autores de prestigio.