viernes, 22 de octubre de 2010

Reflexiones desde Marte o la falsa relatividad ritual

Me van a disculpar los lectores a quienes agradezco de corazón su seguimiento, que esta entrada se desvíe un poco de la línea de trabajo que habitualmente intento plasmar en este espacio. Pero dado que en otros sería censurado sin duda alguna, me voy a permitir esta licencia y apelando a su paciencia y comprensión. De vez en cuando la reflexión crítica construye, y hay ocasiones que lo merecen.

Afortunadamente en la actualidad disponemos de abundante material de reflexión, análisis, históricos y pedagógicos, así como de traducciones de originales franceses y del portugués en lengua española. Es lo suficientemente amplio como para que ya no nos quieran vender duros a cuatro pesetas, y que aquellos/as que lo deseen, como lo marca la propia cualidad masónica, conozcan la verdad de nuestro origen Ritual, su evolución y su proyección de valores, lejos de las acomodadas fórmulas de transmisión deforme que por desgracia se suceden por doquier.
Podría hacer referencias a artículos publicados en este mismo Blog, u otros autores fundamentales (Mollier, Dachez, Noël, Guerra, etc.) que clarifican las especificidades de nuestro Rito Frances o Rito Moderno, manifestando precisamente la grandeza de la libertad formal ritual pero siempre contenida en unas estructuras simbólicas fundamentales que tantos portaestandartes del rito siguen ignorando por desidia, cual contra-fuerza utilizando para ello plataformas Blogueras e internáuticas, y lo que es peor, arremetiendo a las labores constructivas con el argumento de la riqueza aportada entre la “interacción” de Ritos. Pero no lo hago, porque en Marte no se lee lo que no gusta escuchar.

Estos que mantienen el argumento por el cual el Rito es solo un vehículo de desarrollo o crecimiento, utilizan el calificativo “talibán” para todo aquel que les aparta de sus cortas perspectivas endogámicas, monotemáticas, donde para el caso, mejor valdría simplemente abrir y cerrar los Trabajos a golpe de mallete, porque su fundamento teórico o es inexistente o es simplemente, parcial. De hecho no sería novedad en la historia semejante modus operandi y que costó la extinción en Europa (sí, extinción) de todo lo construido en 1784 (espero que en Marte me sigan el hilo): basta un golpe para dar el pistoletazo de salida a los pavorrealismos profanos y transportarlos a la logia con afán de intentar brillar dentro a costa de lo que se conoce fuera, revestido, claro está, de una Cósmica Unidad disfrazada de filosofismo de tercera división.

El caso es que esa falsedad de vaciado simbólico que se le presuponía al RF indujo a la búsqueda de su renacimiento en Europa (que no en América puesto que ahí siempre se mantuvo desde su llegada) utilizando mecanismos diversos.
Todos respetables, sin duda, pero a elección del consumidor que, en su despertar seleccionó una vuelta a los orígenes, o reconstruyó un procedimiento formal y ritual basado en éste con algunas incorporaciones importadas de corte escocista.
Eso no es malo (ni bueno), pero hay que contar la historia completa y las verdades enteras. Sin duda, y por citar un ejemplo, en la versión Restablecido, se funden dos ternarios simbólicos que no suponen sorpresa alguna ya que el Rito Escocés Filosófico lo había hecho en su práctica ritual con disposición invertida, aunque al igual que éste, tiene claro el famoso ternario base de Tres Grandes Luces: Sol, Luna y Maestro de la Logia. Que lo cuenten en Marte también.

Personalmente prefiero el ternario Isósceles original, dispuesto así en el cuadrilongo, ya que despliega una lectura simbólica que concatena perfectamente con el quinario “Estrella” que puede desarrollarse del mismo a posteriori. Aunque claro, tal vez un debate simbólico al respecto no interesa. Había olvidado que en Marte eso es “pecata minuta” y puede despreciarse, por tanto. Aquí venimos a ser “Hermanos” y a filosofar: no importa, ya que eso es para los fundamentalistas.
Estos grandes masones de la unidad pueden simplemente, leer las introducciones de sus propios rituales de referencia y de los “Restablecidos” (leer todo el Corpus Ritual histórico de los Modernos sería pedirles demasiado). Ese pequeñísimo esfuerzo les bastaría para ponerse en situación y no cometer errores que incitan al desconcierto de los pobrecitos recién iniciados que les arengan dos máximas. Así no es de extrañar que “hay lo que hay”. Pero todo muta, y en este caso, solamente puede ser a mejor.

Es gracias a esos tildados fundamentalistas “talibanes” que un servidor conoce lo poco o mucho que sabe sobre el RF, y volví de Marte y de la Atlántida.
Pero no, por favor, curadores del pensamiento único: no busquen guerras rituales donde no las hay aunque entiendo que esa postura sea la más sencilla para esas pedazo de mentes pre-claras que lanzan misiles, eso sí, fraternalmente. Deben darse cuenta que es desde el respeto y la práctica de las múltiples manifestaciones de los Ritos, donde uno aprende a amar y conocer el suyo, y de ahí, proviene la posterior libertad de elección.
No quieran acallar voces intentando provocar descrédito sobre algunos que están a años luz en muchos sentidos. Eso está ya muy visto y estratégicamente, abocado al fracaso. No olviden que los Aprendices son aprendices, pero no ignorantes. Y piensan y todo. Y buscan e indagan. Aunque claro, igual esos Viajes se hacen difíciles por el tema de los reconocimientos “fetén”, vaya a ser que se les escape de las manos y caigan en desgracia en su estructura.
“Adhuc Stat”: perdón, eso es RER. Pero sirve para el caso, ¿verdad?

Joaquim Villalta
M.·. M.·. del Grande Oriente Ibérico
Miembro del Gran Capítulo General de España
Miembro del Círculo de Estudios del Rito Francés "Roëttiers de Montaleau"

No hay comentarios:

Publicar un comentario